Publicador de contenidos

Biomateriales para reducir la contaminación de los océanos

20.04.2021
Oimo es la start up ganadora del Premio Emprendimiento 2020 de la Fundación Caja de Ingenieros que se dedica al ecodiseño y desarrollo de biomateriales marinos degradables para sustituir embalajes y productos de plásticos de un solo uso. Hablamos con el equipo fundador de OIMO.

¿Cómo nace Oimo?

Oimo es fruto de las investigaciones realizadas en la Universidad de Brunel en Reino Unido por Albert Marfà, cofundador y CEO. Su inquietud para frenar los más de 8 millones de toneladas de plásticos que acaban en los océanos cada año, de los cuales se estima que el 40% representa packaging, le llevó a resolver el problema desde su origen y substituir los materiales contaminantes usados. Para ello, Oimo ha creado dos líneas de materiales para la producción de envases rígidos y flexibles que sean fácilmente biodegradables y compostables en cualquier medio.

Encontrar el encaje, descubrir dónde se puede aportar valor, es lo que diferencia realmente una tecnología de un producto. ¿En qué consiste vuestra tecnología? ¿Y cuáles son las aplicaciones más importantes que habéis detectado?

Uno de los principales objetivos de la tecnología de Oimo es apoyar a los fabricantes actuales a hacer la transición sencilla del plástico a un material sostenible. Para ello, Oimo ofrece sus materiales en formato de granza, lo que significa que puede ser usado en máquinas actuales tanto de inyección como de extrusión.
El material Oimo es un termoplástico (moldeable) basado principalmente en polisacáridos de diferentes tipos que no compite con la alimentación. El material incluye un porcentaje de residuos revalorizados de diferentes industrias, como la alimentaria y la agrónoma. Oimo está en investigación continua para encontrar las propiedades mecánicas más prometedoras de estos materiales.
Algunos de los mayores valores añadidos que tiene Oimo son escalabilidad, su rápida biodegradación completa en medios naturales en los que otras tecnologías existentes no alcanzan ni ejecutan y el nulo uso de agua en su producción comparado con otras tecnologías alternativas como el cartón.

¿En qué fase del proyecto os encontráis? ¿Qué previsión tenéis de negocio?

Oimo está en fase piloto con múltiples fabricantes del sector alimenticio y cosmético, con los cuales prevé lanzar productos al mercado para finales de año. También está trabajando en la investigación y desarrollo de nuevas líneas de packaging sostenible para líderes globales del mercado, un servicio que ofrecen aparte del suministro de granza para líneas existentes.

¿Cuál es el impacto social del proyecto?

Oimo se guía por los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Su trabajo y conducta como empresa que aporta a la sociedad se centra en los siguientes objetivos:

  • ODS 5 Igualdad de género
  • ODS 9 Industria, innovación e infraestructura
  • ODS 12 Producción y consumo responsables
  • ODS 13 Acción por el clima
  • ODS 14 Vida submarina
  • ODS 15 Vida de ecosistemas terrestres

Además de esto, está abriendo el camino para una mejor integración de nuevas tecnologías y, con ellas, competitividad de mercado para productores locales, con formación especializada sobre cómo utilizar materiales sostenibles en sus líneas de producción actuales.
Para Oimo también es especialmente importante cultivar la cultura zero waste y sostenibilidad para las próximas generaciones. Para ello, ha trabajado con diversas universidades de España y Reino Unido para inspirar a futuros líderes empresariales, ingenieros y emprendedores sin ánimo de lucro.

¿En qué os va a ayudar el premio para avanzar en vuestro proyecto?
Ser seleccionados es un gran honor para Oimo. El apoyo y la validación de una entidad tan prestigiosa ayudarán a llegar a más clientes y socios industriales para hacer este cambio tan relevante y necesario en la industria del packaging. El premio se dedicará principalmente a I+D e industrialización para llegar al mercado más rápido con nuestras soluciones.  

¿Cuáles son vuestros retos de cara al futuro?

Reducir la contaminación del océano por plásticos es una tarea enorme, pero para lograr un cambio valioso continuaremos encontrando y trabajando con fabricantes de gran escala para lograr el mayor impacto. Por un lado técnico, Oimo seguirá investigando y desarrollando su material para que sea apto para más aplicaciones y procesos industriales.
Por último, seguirá velando por la importancia de la innovación y la sostenibilidad en tiempos de crisis para, así, evitar la crisis climática irreversible que nos aproxima cada vez más.

 

Aplicaciones anidadas
Botón noticias fundación

Consulta todas las noticias de la Fundación

Ir Arriba