Inicio
Fiscalidad
Fiscalidad

Fiscalidad

Personas físicas residentes

Los intereses recibidos se consideran rendimientos de capital mobiliario. Se integran en la base imponible del ahorro, la cual, según la normativa actual, tributa en función de su importe total. Los primeros 6.000 euros al 19,00%, entre 6.000 y 50.000 euros al 21,00% y sobre el exceso de los 50.000 euros al 23,00%.

Además, en el momento de recibir los intereses, el importe íntegro está sujeto a una retención del 19,00%.

Personas jurídicas (no aplicable al Depósito On-line Joven)

Los rendimientos obtenidos son objeto de retención al tipo fijo del 19,00% y se integran en la base imponible del Impuesto de Sociedades tributando al tipo de gravamen establecido en la ley del impuesto en función del contribuyente.

No obstante, si el perceptor es una entidad exenta de las recogidas en el artículo 9.1 de la Ley del Impuesto de Sociedades, el rendimiento no se somete ni a retención ni a tributación. Tanto los gastos de gestión como los intereses negativos e incluso las penalizaciones por cancelación anticipada que pudieran producirse, tanto en depósitos como en imposiciones a plazo, son plenamente deducibles, siempre que se encuentren correctamente contabilizadas y justificadas.

Personas físicas/jurídicas no residentes

Los rendimientos obtenidos no son objeto de retención, siempre y cuando el cliente no residente aporte la Declaración de Residencia Fiscal debidamente cumplimentada. En caso contrario, se practicará una retención del 19,00%.

Ir Arriba