Publicador de contenidos

El mundo cooperativo reivindica su modelo como elemento clave para el desarrollo económico

En el marco del día internacional de las cooperativas, Caja de Ingenieros organizó una jornada en la que se puso de manifiesto “La contribución del cooperativismo al desarrollo económico de Cataluña”.

En el marco del Día Mundial de las Cooperativas, que el pasado 3 de julio celebró su 100ª edición, Caja de Ingenieros, cooperativa de crédito, servicios financieros y aseguradores, organizó la jornada “La contribución del cooperativismo al desarrollo económico de Cataluña”. La sesión estuvo moderada y presentada por el periodista Albert Martín y contó con la participación de Eloi Serrano, director de la Cátedra de Economía Social de la Escuela Superior de Ciencias Sociales y Empresa del Tecnocampus – UPF; Joan Cavallé, director general de Caja de Ingenieros; David Cos, presidente del Grupo Clade; Tomàs Llompart, codirector general de Suara y Carles Fàbregas, director general de Tusgsal.

Durante la jornada, Eloi Serrano presentó el estudio sobre la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en las cooperativas industriales de Cataluña, realizado por el equipo de la Cátedra de Economía Social de la Escuela Superior de Ciencias Sociales y Empresa del Tecnocampus-UPF y que ha contado con el apoyo de la Fundación Caja de Ingenieros. Esta publicación, que se puede consultar en este enlace, corrobora de forma empírica el papel que desempeñan las cooperativas industriales en el cambio de modelo empresarial y analiza hasta qué punto adoptan los ODS en su forma de producir.

Los resultados del estudio manifiestan que las cooperativas y las empresas de economía social, por su naturaleza, están perfectamente alineadas con los 17 ODS. Su visión de situar a la persona en el eje, de ser organizaciones de base democrática, de estar preocupadas por el impacto ecológico y de contribuir al bienestar de los integrantes y de la comunidad, hace que sean organizaciones que integran intrínsecamente en su ADN los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030” señala Serrano.

A raíz de la temática del día de este año, 'Las cooperativas construyen un mundo mejor', el acto se centró en la economía social y en cuál es la respuesta del modelo cooperativo ante el contexto actual. Los ponentes de la sesión defendieron el modelo cooperativo como vía para emerger de la recesión económica, avanzando hacia la construcción de un modelo económico más "justo, sostenible y centrado en las personas".

Ante el panorama social y económico, el modelo cooperativo pone en valor los conceptos como el bien común, la ayuda mutua o la cooperación, que forman parte del ADN de las cooperativas. En este sentido, el director general de Caja de Ingenieros, Joan Cavallé, señaló que “nuestra misión es hacer viable un modelo financiero de banca cooperativa en el que la transparencia, la generación de confianza con los socios, así como la economía social y las finanzas sostenibles sean una realidad. Las cooperativas actúan por convicción, y no por conveniencia.”

Por su parte, David Cos, presidente del Grupo Clade, manifestó que “nuestro objetivo es que las diferentes organizaciones de la economía social puedan trabajar conjuntamente y que cualquier ciudadano del país pueda vivir provisto y participando de empresas cooperativas y empresas de la economía social.”

En la misma línea, Carles Fàbregas, director general de Tusgsal, expresó la implicación en el territorio de la cooperativa y la proximidad y relación con sus socios y socias. De hecho, de sus 850 trabajadores y trabajadoras, 850 son socios. Según Fàbregas, "los trabajadores de la compañía, tienen un sentimiento de identidad porque la propiedad es de todos."

Por tanto, se puede afirmar que “la economía social y el cooperativismo representan una concepción de la economía que se encuadra perfectamente en los planes previstos para hacer frente a los grandes retos del siglo XXI”, plantea Tomàs Llompart, Codirector General de Suara.

Los ponentes destacaron que la mejora del modelo cooperativo podía pasar por incorporar un punto más de competitividad en la gestión sin vulnerar los valores del cooperativismo, el cual no pone tanto énfasis en maximizar el beneficio económico sino en las necesidades de los clientes, el grado de satisfacción de los socios y socias, y el bien común de la sociedad, tal y como concluye Joan Cavallé: "Tenemos muy claro que debemos aportar valor a la sociedad con un modelo basado en la economía circular. Con este firme compromiso trabajamos día en día para que nuestro negocio tenga un impacto positivo en las personas y en nuestro entorno”.

En el siguiente enlace podéis ver el vídeo completo de la jornada.

Aplicaciones anidadas
Ir Arriba